Saltar al contenido

Yandy Núñez: el primer cubano que podría ascender el Everest

1 abril, 2021
alpinista cubano yandy nuñez everest

Su nombre no es desconocido. En 2019 Yandy Núñez fue noticia cuando colocó la bandera cubana en la cima del Aconcagua, la montaña más alta de América. Ahora vuelve a los titulares con el comienzo de su nueva y más grande aventura: el ascenso al Monte Everest.

Con un post en su muro de Facebook, “el alpinista cubano” —como se le conoce— anunció su expedición. “Juro que pondré nuestra bandera la Bandera Cubana en lo más alto del mundo”, escribió junto a algunas imágenes.

Además del Aconcagua, el cubano ya había realizado otras escaladas impresionantes. Entre ellas al Monte Elbrus (5.642 metros) y al Pico de Orizaba (5.636), las mayores alturas de Europa y México. Según declaró, esto ha sido parte de su preparación para el Everest. De vencer sus 8.848 metros, Yandy sería el primer cubano en ascender la montaña, considerada entre las más mortales del mundo.

¿Qué riesgos enfrentará Yandy Núñez en su ascenso al Everest?

  1. El Everest es la montaña más alta por encima del nivel del mar. Oficialmente mide 8.848 m, apenas un par de cientos de metros menos que la altura a la que vuela un avión comercial.
  2. Por lo general, solo se puede ascender en dos semanas cada año. En mayo y noviembre las condiciones meteorológicas suelen mejorar y propician la escalada.
  3. Aunque existen 18 rutas para ascender al Everest, solo dos se utilizan habitualmente. Estas son la cresta sureste de Nepal y la cresta norte del Tíbet. Como las condiciones climatológicas son generalmente adversas, en temporada “de escalada” pueden formarse colas en ambas rutas. No sabemos cuál de ellas ecogerá Yandy Núñez.
  4. El aire en la cima del Everest tiene tres veces menos oxígeno que a nivel del mar. A partir de los 8.000 metros (la llamada “zona mortal”), los escaladores emplean botellas de oxígeno.
  5. Existe la tradición de pedir protección a los dioses antes de la escalada. Para ello se realiza una ceremonia en el campo base con dos o más monjes budistas.