Saltar al contenido

¿Banco Central de Cuba permite el uso de las criptomonedas?

27 agosto, 2021
Banco Central de Cuba

Por estos días la resolución 215 del Banco Central de Cuba es motivo de debate. Sobre todo entre los conocedores del mundo de las criptomonedas y activos virtuales.

Y es que el nuevo mecanismo legal —que entrará en vigor el próximo 15 de septiembre— regula “el uso de determinados activos virtuales en transacciones comerciales”.

Asimismo, esta regulación avala “el otorgamiento de licencias a proveedores” de estos servicios. Ello, en “operaciones relacionadas con la actividad financiera, cambiaria y de cobranzas o de pagos” en el territorio cubano o desde él.

Pero ¿quiere decir esto que el Banco Central de Cuba permite el uso de las criptomonedas en Cuba?

Ciertamente muchos entusiastas ven en esta resolución una posible legalización para el uso de estos activos virtuales en las operaciones financieras y comerciales cubanas.

Según lo estipulado por el Banco Central de Cuba, el principal objetivo de esta resolución es regular “el uso de determinados activos virtuales en transacciones comerciales”.

Así que —desde ese punto inicial— podríamos entender que la entidad bancaria reconoce que algunos activos virtuales podrán usarse. Desde el momento en que entre en vigor la resolución, y en operaciones comerciales o mercantiles en Cuba.

De igual manera, el Banco Central de Cuba reconoce que —además de las instituciones financieras cubanas— otros proveedores podrán recibir una licencia para realizar actividades financieras, cambiarias y de pagos usando activos virtuales.

¿Esto significa que las personas naturales pueden ser proveedores de servicios virtuales? ¿O solo serán las jurídicas?

Según la resolución del Banco Central de Cuba, tanto las personas naturales como las jurídicas pueden ser consideradas “proveedores de servicios de activos virtuales”.

Por supuesto, solo la entidad bancaria nacional podrá autorizar quienes pueden operar y utilizar los activos virtuales. Una autorización que dependerá, en mayor medida, del interés económico del gobierno en la Isla.