Saltar al contenido

¿Por qué murió Leydi Laura, la joven estudiante de Medicina?

4 abril, 2019
por qué murio leydi laura la joven estudiante de medicina blog cubatel

A estas alturas no es noticia que a Leydi Laura García Lugo le quitaron la vida en su natal Villa Clara. Tampoco es noticia que miles de cubanos de diversas partes del mundo —miles de cubanos que no la conocimos— nos identificamos con el dolor de su familia y le enviamos todo nuestro apoyo.

Lo que para muchos puede ser noticia es que este homicidio no es el primero de su tipo reportado en Cuba.

«Leydi Laura murió por estar en el lugar equivocado», han dicho algunos.

«Porque hay gente que nace mala», dicen otros (más ingenuos).

Pero no, a Leydi Laura la mataron por ser mujer. Porque hay quienes olvidan de dónde nacieron y salen un día cualquiera a tomar para sí la suerte de otros.

«Increíble. Parece increíble», decía una mujer hace unos días cuando supo la noticia.

A mí me parecía lo mismo. Y no porque estemos en pleno siglo XXI (el lema de moda); sino también porque se trata de Cuba.

Los titulares nos dicen: «El 53,2 por ciento del Parlamento cubano está ocupado por mujeres», «Para el 2030, más de la mitad de los hogares cubanos tendrá una mujer como jefa de hogar», «45 806 mujeres trabajan en el campo de la ciencia en Cuba».

Pero hay que entender que todavía vivimos en un país con prejuicios. Que aunque seamos de los «más avanzados de la región» en cuanto a equidad de género, quedan brechas por cerrar.

Entender que el machismo no es un juego ni el feminismo una excusa. Que sí tenemos delincuencia, violencia y asesinatos, aunque sea en bajos niveles. Que tenemos feminicidios. Y que ocultarlo o tratarlo “con discreción” no ayuda a quienes todavía andan sin mirar hacia los lados porque creen firmemente que en Cuba —al menos en Cuba— nada malo puede sucederles.

por qué murio leydi laura la joven estudiante de medicina blog cubatel

De Leydi Laura podremos saber muy poco:

Que era de La Esperanza, Villa Clara.

Que tenía 24 años y estudiaba Medicina.

Que amaba a su sobrino, apenas un bebé.

Que la última vez que alguien la vio fue al salir de su guardia, en el hospital “Mariana Grajales” de Santa Clara.

Que la reportaron desaparecida el 30 de marzo pasado.

Que la querían mucho, porque su familia y amigos movieron cielo y tierra para encontrarla.

Que la hallaron sin vida a orillas de la Autopista Nacional, violentada en extremo.

Que los medios nacionales solo han publicado una exigua nota (oficial) para referirse a la investigación del caso y que hoy jueves, 4 de abril, nos hablan de Guaidó, de la visita del presidente de Ghana y de los millones de problemas que sigue teniendo el mundo… ese que no llega a «contaminarnos», según las versiones oficiales.

La deinformación también debería considerarse homicidio.