Saltar al contenido

Autorizan más de 400 redes privadas en Cuba

El gobierno cubano autorizó más de 400 redes privadas desde la entrada en vigor el pasado 29 de julio de la nueva resolución sobre las telecomunicaciones

Según se dio a conocer por medios locales, el gobierno cubano ya ha autorizado más de 400 redes privadas desde la entrada en vigor el pasado 29 de julio de una nueva resolución sobre las telecomunicaciones en la Isla.

Directivos del Ministerio de Comunicaciones dijeron que hasta la fecha se han creado 12 sitios en La Habana y se han establecido facilidades en los servidores a nivel de red, para el servicio que se está brindando a las personas naturales y los usuarios de redes privadas.

El escenario fuera de la capital es diferente, aunque advirtieron que también se trabaja para conectar las redes a modo de prueba. Estas conexiones ya se han establecido en 21 instalaciones de los JCCE en diez provincias, cuyos usuarios pueden acceder a todos los servicios de estos centros estatales e integrar «de a poco» otros servicios, fundamentalmente videojuegos como Battlefield, World of Warcraft y Dota, muy populares en las redes privadas que existían previamente en la Isla.

Se reconoció el gran alcance que tuvo la más importantes de estas redes conocida como SNet, la cual creció vertiginosamente en una década gracias a la iniciativa particular (individual y colectiva) y al margen de la legalidad –no existían normas que regularan esta actividad– y que según cálculos de observadores llegó a tener más de 40.000 miembros en la capital.

Solo si es de poco alcance

Sin embargo, tras las nuevas reglamentaciones del Mincom –que establecen potencias más bajas que las de SNet y menores distancias que las que cubría, esta se convirtió en un mecanismo ilegal y la prohibieron.

Los funcionarios dijeron a la prensa que se han realizado gestiones para legalizar redes privadas ya existentes en La Habana, sin hacer mención explícita a SNet, mediante estudios topográficos del lugar donde estén alojadas y siempre que los cables no atraviesen avenidas principales.

Las resoluciones establecen que las personas no necesitan autorización para usar las redes con carácter personal en el interior de sus casas, a menos que requieran de una antena exterior, lo que sí precisa una licencia.