Saltar al contenido

10 adelantos que están cambiando la comida para siempre

Desde envases que detectan las frutas maduras hasta alimentos modificados para mejorar la salud. Todo es posible con la tecnología

¿Qué no puede hacer la tecnología por los seres humanos? Los límites no se han hallado aún. Y si se trata del área de la cocina y la alimentación, se alcanzan niveles asombrosos.

Somos lo que comemos. Ya se sabe. Pero, ¿cuánto podemos avanzar si cada uno de los alimentos tiene la bendición de la ciencia?

El Internet de las Cosas, la Inteligencia Artificial y el Big Data están cambiando los modos de fabricar, transportar y consumir alimentos. Y esto es parte de lo que se ha logrado:

1. Envases activos:

Interactúan con su contenido para aumentar el tiempo de conservación.

2. Películas biodegradables:

Son una barrera entre el alimento y su entorno y crean protección contra efectos no deseados.

3. Plasma frío:

Elimina patógenos del aire y de las superficies en contacto con los alimentos.

4. Recubrimientos comestibles:

Controlan la transferencia de humedad para mejorar la seguridad y preservar la calidad nutricional y sensorial. Mejoran aspecto, olor, sabor y vida útil. Y se pueden comer.

5. Corte por ultrasonidos:

Mejora la calidad de la superficie del corte en el alimento y produce bajos niveles de calor y una mínima distorsión.

6. Calentamiento óhmico:

La energía eléctrica se disipa en calor, de modo rápido y uniforme, al interior del alimento.

7. Endoscopía capsular:

Una especie de cápsula es ingerida con una cámara dentro y ofrece fotografías de los procesos en nuestro interior. Así se elige la alimentación ideal para cada persona.

8. Alimentos modificados:

Se varía la composición de la comida de acuerdo al padecimiento del consumidor.

9. Arroz contra la ceguera:

Un tipo de cereal idéntico al arroz, de color dorado, recibió ADN para producir enzimas que llevan a la vitamina A. Esta es la más escasa en el planeta y su falta ocasiona pérdida de visión.

10. Frutero inteligente:

Ayuda a detectar los niveles de etileno de una fruta, que son los que señalan cuando está a punto de madurarse demasiado.