Saltar al contenido

¿Quién fue Chelo Alonso, la cubana que se convirtió en un icono erótico internacional?

19 julio, 2021
Chelo Alonso

El verdadero nombre de Chelo Alonso es Isabella García. Una cubana que nació en el Central Lugareño, en la provincia central de Camagüey, y que llegó a convertirse en un icono erótico internacional.

Pero conozcamos un poco más de la historia de esta actriz que triunfó en el cine gracias al péplum, comúnmente conocido como cine histórico de aventuras.

La primera vocación de Chelo Alonso fue la danza. Hizo algunas presentaciones en varias ciudades de la Isla y en escenarios como el Teatro Nacional de Cuba y en el Folies Bergère de París, donde la nombraron “la nueva Josephine Baker”.

La joven comenzó a trabajar profesionalmente en La Habana a los 17 años y pronto ganó notoriedad por su estilo sensual y exótico.

Ciertamente sus medidas 91-53-91 y su cadencia al bailar, sumada un buen dominio de la escena, le hicieron ganar fama.

La actriz viajó por el Caribe. Los éxitos aparecían a su paso. En ese ir y venir se presentó en Miami y, como era de esperar, llegó a Broadway.

Pero Chelo Alonso llegaría rápidamente al cine. En 1959, de la mano de Steve Reeves participaría en la película El terror de los bárbaros, por la que fue galardonada como el “descubrimiento femenino del cine italiano”.

Su físico muy latino era perfecto para interpretar personajes de la posguerra y especialmente filmes épicos.

El salto a la fama internacional de Chelo Alonso llegó con el largometraje de Guido Brignone, Bajo el signo de Roma. Allí la cubana trabajaría junto a la famosa Anita Ekberg, quien sería conocida por su personaje de Sylvia en La Dolce Vita.

En Bajo el signo de Roma, Chelo Alonso cautivó a todos por su baile sensual. El mismo sería utilizado como promoción de la cinta, incluso más que la participación de la diva sueca.

Chelo Alonso, el fin de su historia

Chelo Alonso participó en otros filmes junto a actores de talla mundial. Quizás los más reconocidos son Gastone (1960) con Vittorio De Sica y Alberto Sordi; La scimitarra del Saraceno (1959) con Lex Barker, entre otros.

En total, la actriz cubana participó en 19 largometrajes.

A principio de los años 60, Chelo Alonso decidió permanecer en Italia. Nunca más regresaría a Cuba. En esas tierras europeas contrajo matrimonio con el productor Aldo Pomilia en 1961, y abandonó el cine en 1968.

Ya viuda, Alonso se mudó a una granja en Siena, Italia, donde murió en 2019.