Saltar al contenido

¿Quién es Mavys, la cubana que conquistó a Maradona?

31 agosto, 2021
Maradona

Que Diego Maradona sentía un cariño especial por Cuba no es un secreto a estas alturas. Tampoco es un secreto que el astro del fútbol argentino se enamoró, más de una vez, de alguna cubana.

Pero recientemente salió a la luz una historia de amor entre Maradona y una joven cubana. Esto sucedió durante los años en que el Diez estuvo internado en La Pradera, un centro de rehabilitación de La Habana.

El nombre de la joven es Mavys, quien con apenas 17 años cautivó al futbolista argentino.

¿Pero cómo esta muchacha conoció al famoso jugador? Te contamos.

Maradona viajó a Cuba para tratar su adicción a las drogas. Lo hizo acompañado de Claudia Villafañe, de quien estaba separado hacía par de años. Luego, su ex se fue y Laura Cibilla, su gran amor de entonces, tomó su lugar en la Isla.

Pronto los celos del jugador alejaron a Cibilla del panorama amoroso. Y ahí es donde apareció Mavys, quien acompañaba a su madre que trabajaba como mucama.

Si bien en los primeros intercambios no sucedió nada entre ellos —Mavys regresó a su natal Matanzas con su familia y su novio—, Maradona quedó totalmente flechado.

Como podemos imaginar, no pasó mucho tiempo hasta que la muchacha terminó su relación y comenzó un romance con Diego.

Así, el idilio tuvo como escenario La Pradera hasta que meses más tarde el jugador necesitó viajar a Argentina. El motivo del viaje: su partido homenaje en 2001.

Por supuesto que Maradona quiso que Mavys lo acompañara a su país. Algo que finalmente sucedió.

Ya en Argentina, la joven y el astro se instalaron en el Hotel Hilton. Cuentan quienes así lo vivieron que Dios del fútbol estaba tan enamorado que mandó a hacer paraguas con colores xeneizes y la leyenda “Mavys te amo”.

Maradona y Mavys regresan a Cuba. ¿Cómo sigue el idilio?

Ya de vuelta en Cuba, Maradona y Mavys celebraron juntos el cumpleaños 18 de la joven. La súper fiesta tuvo lugar en el Havana Club, y encontró en el futbolista argentino su principal organizador.

Entre los regalos que el jugador pensó para su novia estaba la pretensión de regalarle un gato. Sin embargo, el encargado de llevar el felino trajo, en su lugar y por error, un cachorro de león. Un animalito con el cual Maradona se encariñó.

La relación siguió hasta el año 2003. En ese momento, según cuentan, apareció otra cubana: Adonay Frutos, con quien el argentino inició otro nuevo romance.