Saltar al contenido

Podrían quedar suspendidos los juegos olímpicos de Tokio 2020

. 23 marzo, 2020

Este domingo informaron que los juegos olímpicos de Tokio 2020 pueden ser suspendidos dada la infestación del coronavirus en el mundo

Fuentes del Comité Olímpico Internacional anunciaron este domingo que los Juegos Olímpicos de Tokio puede que no se celebren este 2020.

Según medios de prensa, lo más propable es que la cita en la ciudad nipona no se dispute este verano.

De esta manera, el COI se da un plazo de cuatro semanas para analizar la situación y para determinar cuál será el procedimiento a seguir.

Se valoran distintos escenarios para los Juegos, incluido el cambio de fechas, es decir, el aplazamiento.

Lo cierto es que no han sido pocas las Federaciones que han solicitado al organismo olímpico modificar la fecha inicialmente prevista, a causa de la pandemia que se vive.

En un extenso comunicado, el COI anunció que contempla el aplazamiento de los Juegos de Tokio, previstos para comenzar el 24 de julio próximo.

Un comunicado oficial señala que se toman estas medidas para salvaguardar la salud de todos los involucrados y contribuir a la contención de la COVID-19.

Se aumentará el escenario-planificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Este paso permitirá una mejor visibilidad del desarrollo rápidamente cambiante de la situación de salud en el mundo y en Japón.

Y servirá como base para la mejor decisión en interés de los atletas y todos los involucrados.

Suspensión obligada

Aunque los gobernantes y organizadores japoneses se han aferrado a la fecha anunciada, esa obstinada postura se fue quedando sin apoyo.

El Comité Olímpico noruego fue de los primeros en manifestar su preocupación, pues la propagación acelerada del COVID-19 no se detiene.

Los atletas están atados de pies y manos, en cuarentena y sin opciones de entrenar o competir.

También las federaciones de natación y atletismo de Estados Unidos, de las más prestigiosas y poderosas del mundo, se pronunciaron en contra.

Declararon su intención de no participar si no hay cambios sustanciales en situación sanitaria mundial.