Saltar al contenido

¿Cómo hubiese sido la terminal de helicópteros en La Habana Vieja?

17 septiembre, 2021
terminal de helicópteros

La idea era facilitar la llegada de turistas estadounidenses a Cuba. Así que para ello construir una terminal de helicópteros en La Habana Vieja no pintaba mal.

Corrían los años 50 y el boom de los casinos en la ciudad. Así que era el momento idóneo para fomentar el turismo norteamericano en la Isla. Y, por supuesto, todo aquello que lo facilitara.

Para esta terminal de helicópteros se seleccionó el espacio que ocupara el Convento de Santo Domingo. El mismo estaba en la manzana que conformaban las calles de Obispo y O’Reilly, San Ignacio y Mercaderes.

En ese espacio del otrora Convento de Santo Domingo había funcionado por primera vez la Universidad de La Habana.

Por esta razón, echar abajo el edificio para dar paso a la terminal de helicópteros trajo consigo algunas protestas de intelectuales y personalidades de aquel entonces.

El gobierno, sin embargo, dio el visto bueno a su construcción. Inmediatamente comenzaron las labores constructivas del edificio en cuya azotea estaría el helipuerto.

Hasta ese entonces, la propiedad del convento de Santo Domingo pertenecía al Banco Nacional de Cuba. Esta entidad traspasó el inmueble a nombre de Terminal de Helicópteros SA, empresa surgió justamente para construir la terminal de helicópteros a un costo de más de dos millones de pesos.

¿Pero qué sucedió con este mega proyecto?

Con el triunfo de la Revolución cubana en 1959 los inversores perdieron interés. La ejecución, según ellos, ya no tendría sentido para el turismo estadounidense, el cual disminuiría considerablemente. Sobre todo luego de que los casinos y centros de juego fueron prohibidos en todo el país.

Actualmente, donde hubiese estado la terminal de helicópteros funciona como sede a la Universidad de San Gerónimo, adscrita a la Universidad de La Habana y atendida directamente por la Oficina del Historiador de La Habana.