Saltar al contenido

Turistas nacionales deberán firmar declaración y tener hecho test rápido no mayor de 48 horas

9 agosto, 2020

El turismo nacional se mantendrá en los territorios que pueda funcionar con requisitos a cumplir por los clientes

El turismo nacional se mantendrá en los territorios que pueda funcionar con requisitos a cumplir por los clientes

A partir de este lunes los turistas nacionales deberán firmas una declaración del cliente, o sea, una declaración jurada sobre su estado de salud,y no pueden proceder de áreas de riesgo o cuarentena.

Así lo informaron este sábado en la Isla, y se alertó que quienes violen o alteren estas condiciones serán sancionados, y procesados incluso.

El Ministerio de Turismo de Cuba  informó que a partir del próximo lunes 10 de agosto se tomarán un grupo de medidas para el turismo nacional en función del enfrentamiento a la Covid-19.

A los clientes se les tomará la temperatura a quienes salgan de La Habana, a Varadero y a otros destinos mediante las Agencias de Viajes.

Los visitantes también deberán llevar consigo el resultado negativo del test rápido, hecho en un periodo no mayor de 48 horas antes del viaje.

Para obtenerlo, deberán ir al policlínico de su lugar de residencia con la reservación de la instalación hotelera, y solicitar hacerse la prueba.

Solo turismo local

Este 1ro de julio Cuba abrió oficialmente sus primeros hoteles al turismo, pero solo lo hizo en cayos adyacentes a la Isla luego de tres meses de cierre por la pandemia.

Varadero también ya suma unos diez hoteles abiertos, y lo hace exclusivamente para el turismo nacional, ante la prohibición de recibir a extranjeros en Cuba.

En la primera fase la apertura es solamente para el turismo local y en una segunda se iniciará el internacional.

Ello sucedería únicamente en los centros las instalaciones ubicadas en los cayos del norte y sur del archipiélago cubano.

Entre las medidas previstas para la llegada de los visitantes extranjeros, según el dirigente, figura la realización de pruebas PCR a los visitantes para detectar si el viajero es positivo al coronavirus.

Los hoteles contarán con un sistema de vigilancia clínico-epidemiológica por parte de especialistas.

Además, se limitará la ocupación y la capacidad en los servicios gastronómicos y recreativos, así como la renta de autos y excursiones.