Saltar al contenido

Tres cosas que no sabías de Eusebio Leal

31 julio, 2020

Eusebio Leal falleció este viernes en La Habana. El historiador de la ciudad tiene una increíble historia de vida

Eusebio Leal

Eusebio Leal ha muerto y toda Cuba y parte del mundo lamenta su pérdida. Además de ser uno de los más reconocidos historiadores que ha tenido La Habana, su existencia está llena de pequeñas historias que no siempre han llegado a la luz pública.

Y es que hablamos de un hombre muy medido y reservado cuya biografía está más en lo que ha logrado en la ciudad que habita que en sus propias anécdotas. Pero ambos capítulos de su vida tienen cuentos para no desperdiciar.

-“Si acaban con la calle, tienen que acabar conmigo”: ¿Sabías que con solo veintitantos años se atrevió a desafiar la ley de aquel entonces? Cuando apenas era un jovencito, el muchacho se acostó en una calle legendaria que se pretendía demoler en la capital.

En aquel momento, se plantó y dijo que, para acabar con aquello que consideraba un tesoro de la historia capitalina, había que pasar por encima de él. De este modo, sin ser una autoridad en la urbe habanera, consiguió salvar un pequeño pedazo de historia.

-No podía estar sentado por más de 30 minutos: Una periodista cubana que entrevistó a Eusebio Leal hace alrededor de cinco años contó un rasgo peculiar de su personalidad. El historiador de la ciudad pidió disculpas anticipadas cuando fue a comenzar la conversación. Y es que confesó que su intranquilidad natural (no visible en su andar calmado) no lo dejaba permanecer sentado por más de media hora. Así que la entrevista transcurrió por varios lugares.

-El gris no era su color: Aunque siempre vestía con esa tonalidad opaca de gris, Eusebio Leal confesó en una entrevista que su color era el azul. Sin embargo, la explicación para su atuendo era que esa fue la ropa de trabajo que encontró en un momento determinado. Y siguió usándola.