Saltar al contenido

Tiendas de La Habana usan aplicación para controlar a coleros

15 septiembre, 2020
En La Habana: crean aplicación para controlar a coleros

En medio de la pandemia por el coronavirus y del desabastecimiento alimentario y comercial en Cuba, el Gobierno de la Isla ha encontrado en las colas y los coleros una válvula de escape. Según medios oficiales, hasta el 21 de julio “las autoridades competentes habían actuado sobre 1 285 personas conocidas popularmente como coleros”, en la capital.

Con los meses, la cruzada contra coleros y revendedores ha ido incrementándose y recién develó un “arma secreta”. Se trata de la aplicación cola.cu, desarrollada por la Cujae. Según sus creadores, esta app permitiría el registro y control de las personas cuando realicen compras de artículos de aseo y alimentos.

cola.cu en 86 tiendas de La Habana

Aunque no se supo de cola.cu hasta que el diario Granma anunciara ayer su existencia, esta aplicación ha estado usándose en 86 tiendas de La Habana desde el 1ro de septiembre pasado. Refiere Granma que, hasta la fecha, 3600 personas han sido registradas usando la app.

Según el diario: “cola.cu tiene la finalidad de registrar al cliente que está comprando a través de su carnet de identidad y crea una base de datos. Al final del día, toda la información se unifica provincialmente. Después se comparte para cuando vuelva a abrir la tienda se tenga el registro de compra y se conozca a los reincidentes”.

En este sentido, el presidente del Consejo de Defensa Provincial de La Habana aseguró que cola.cu evita el acaparamiento de productos de primera necesidad. Además, permite controlar que las personas no compren fuera de su municipio de residencia —prohibición vigente desde inicios de este mes—.

Datos del mismo Consejo de Defensa Provincial dieron cuenta de que solo este lunes se impusieron 625 multas por el Decreto 14/2020 sobre las infracciones contra la higiene comunal y las medidas sanitarias. Asimismo, se han presentado 989 causas, realizado 985 juicios y sancionado a 1 092 personas. Las principales causas —dijeron— son “propagación de epidemias, desacato, desobediencia y actividad económica ilícita, entre otras”.