Saltar al contenido

Investigador cubano sostiene que el caracol africano es comestible

Asegura científico de institución oficial en Cuba que caracol africano si se cocina bien puede ser un plato muy degustado

En medio de la ofensiva contra la plaga del caracol africano, un científico señala que este animal puede comerse, aunque deban tomarse ciertas medidas en su cocción y procesamiento.

Así lo difundió un medio oficial cubano, y que ha levantado toda una gama de opiniones. Se trata del Dr. Antonio Vázquez, especialista del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, quien confirmó públicamente que, a pesar de las afectaciones que puede provocar a la salud humana, el molusco sí es comestible.

Señaló que, si se cocina bien, en una olla de presión, no existirá ningún inconveniente, pues de hecho, constituye un plato muy degustado en Europa y América del Sur.

No obstante, alertó que de comerse en cebiche sí ocasionaría un problema, pues podría trasmitir el nemátodo que ocasiona la meningoencefalitis eosinofílica en humanos.

También llamó la atención a los cubanos a ser cuidadosos porque en la Isla no hay una cultura arraigada en el consumo de caracoles, y por tanto su manipulación debe ser con las medidas correspondientes de higiene.

¿Sabor probado?

Toda esta controvertida información sucede a raíz de un video que se hizo viral en Internet, en el que un cubano cocina y se come un caracol africano. Ante las dudas, el científico aseguró que el caracol no provoca bronquitis ni es tóxico o venenoso, pero sí es un animal dañino, debido a que es el mejor vector del Angiostrongylus cantonensis, parásito que causa meningitis eosinofílica, una peligrosa enfermedad que puede incluso ser mortal.

Advirtió que el gran tamaño del animal hace transporte mayor número de larvas infectantes, por lo cual la probabilidad de infectarse con él es superior. Aseveró que todos los casos de este tipo de meningo ocurridos en Cuba, no han sido por el caracol africano, reportado recién en 2014.

El caracol gigante africano fue detectado por primera vez en Cuba en la barriada de Arroyo Naranjo, en La Habana, y en la actualidad se ha extendido prácticamente a toda la Isla.