Saltar al contenido

Funcionario cubano niega expulsión del popular humorista Andy Vázquez

. 5 enero, 2020

Según dijo un directivo de la TV cubana, el actor que interpreta el personaje de Facundo no está sancionado, pero la realidad muestra otra cosa

Una segunda revuelta en las redes sociales se ha generado en el caso Facundo Correcto. Tras la salida del popular humorista, y actor del programa Vivir del Cuento, su público no cesa de pedir explicaciones y su regreso inmediato.

En medio de tantas exaltaciones, un funcionario de la TV cubana, declaró a medios locales, niega que a Facundo se le haya expulsado del programa.

Rafael Insua, director del canal Cubavisión, aseguró que Andy Vázquez no está sancionado. Negó que exista la intención de sacar del aire este espacio televisivo.

El directivo afirmó que la no presencia de Vázquez responde a una decisión que se tomó con el actor por emitir un criterio personal, usando el personaje y la imagen del programa que realiza.

Con estas palabras las redes vuelven a colapsar. Comentarios de seguidores y detractores de Facundo, más de los primeros que de los segundos, se aglomeran en las páginas de Facebook.

Pánfilo es libre

Llamó la atención el post de Luis Silva, ante el comentario de un usuario, donde le aclara algunos puntos de vista al susodicho. El actor que encarna al querido Pánfilo expresó que su personaje es toda creación suya, y por tanto, le sobra el derecho de llevarlo consigo a donde el estime.

Dijo que nadie se merece lo que le hicieron a Andy Vazquez. “Ese video no tenía nada. A los que hay que sancionar es a los que ya tienen el Mercado ese, y todos los demás, vacíos, desabastecidos. Nada de esto hubiera sucedido”.

Vivir del cuento estrenó el pasado 30 de diciembre el primer capítulo de su nueva temporada bajo el nombre El barrio, la fiesta y el hombre nuevo, en el que se echó de menos la presencia de Facundo.

Vivir del cuento se ha mantenido durante once años en la televisión cubana, y ha sabido criticar, en buena medida y con ironía temas como la burocracia o la doble moral que laceran el desenvolvimiento de la sociedad cubana.