Saltar al contenido

Este jueves sobre la capital se producirá la mayor concentración de polvo del Sahara

24 junio, 2020

Hoy desde horas tempranas en La Habana los niveles de concentración del polvo del Sahara serán más elevados advierten especialistas

en La Habana los niveles de concentración del polvo del Sahara serán más elevados

Desde horas tempranas de este jueves en La Habana los niveles de concentración del polvo del Sahara serán los más elevados, advierten los especialistas.

Según publicó en su página de Facebook el Doctor José Rubiera, del Instituto de Meteorología de Cuba, al amanecer de este jueves se espera una carga elevada de las nubes de Polvo del Sáhara sobre la capital cubana.

Este 25 para las 8:00 am se estima que la concentración será de 163 ug/m3. Para tener una idea, el miércoles a las 10:00 am la concentración se estimó em 57 ug/m3.

Imágenes de fotógrafos profesionales y aficionados muestran este miércoles una peculiar coloración amarilla y turbia en las instantáneas de la capital cubana.

De acuerdo con la información ofrecida en medios locales, si bien estas áreas de polvo que llegan ya desde Haití, República Dominicana y el Mar Caribe oriental, con una concentración muy alta de partículas en suspensión ya son visibles en La Habana, no será hasta mañana en la mañana que alcancen la mayor afectación.

Y el calor desesperante…

Un anuncio del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología explicaba que varias áreas de Polvo del Sahara ya han avanzado desde la mitad oriental de Cuba, y se encuentran sobre la capital cubana.

Respecto al calor se precisó que hay varios posibles récords de temperaturas máximas.

El más elevado 37.4ºC en Guantánamo, y de interés los 30.2ºC en La Piedra, Santiago Cuba, para el mes de junio.

Las autoridades advierten que los mayores riesgos de este fenómeno son para los pacientes alérgicos, pues dicho polvo ocasiona enfermedades respiratorias.

Además, puede afectar el organismo de diferentes modos porque contiene material nocivo para la salud.

Dentro de la nube de polvo del Sahara vienen minerales como hierro, calcio, fósforo, silíceo y mercurio. Además, se esconden bacterias, virus, hongos, ácaros patógenos, estafilococos y contaminantes orgánicos persistentes.